miércoles, 7 de mayo de 2008

MERMELADA DE FRESAS (Thermomix)

Es la primera vez que hago mermelada, nunca antes la había hecho, no por nada, si no, por miedo a la esterilización de los tarros.

Después de haber leído en varios libros, consultado distintos foros y blogs, hablado con expertos en el tema (la vecina del 3ºB de mi madre), os cuento como, finalmente, he hecho la esterilización y por supuesto la mermelada.

La he hecho con L´mio neña, según receta del libro básico de thermomix, aunque yo he sustituído el azúcar por fructosa y he añadido pectina a modo de gelificante.

Ingredientes:


900 g. de fresas.
400 g. de fructosa.
La punta de una cuchara, de café, de pectina.
1 cucharada, sopera, de zumo de limón.

Actuaciones previas:

Antes de elaborar la mermelada he esterilizado los tarros de cristal y las tapas de la siguiente manera:

Los coloqué en una olla y los cubrí con agua.
Los puse al fuego y a partir de que rompió el hervor, deje cocer 20-30 minutos.

A continuación los saqué con unas pinzas de cocina, procurando no tocar su interior, y los coloqué, boca abajo, sobre un paño limpio.



Preparación con Thermomix:

Limpiar muy bien las fresas bajo el chorro, frío, de agua y cortarles la parte verde.
Colocar en el vaso de la Thermomix.
Agregar el azúcar, en mi caso la fructosa, la pectina y el limón.
Trocear durante 6 segundos a V= 4.
Finalmente programar 20 minutos. Tª=Varoma y velocidad 1.
Si al final nos parece que queda muy líquida, podemos programar más tiempo.

Se llenan y cierran los tarros, inmediatamente.


Se colocan en una olla y se cubren con agua, tener la precaución de que el nivel de esta llegue, por lo menos hasta el nivel de la mermelada.

Se pone al fuego, a hervir. A partir de este punto se deja, hierviendo, un mínimo de 25 minutos.


Pasado este tiempo, se apaga el fuego y se dejan enfriar los tarros dentro de la olla.

Finalmente se sacan, etiquetan y almacenan.

Y por supuesto, se come. Reconozco que me ha quedado muy buena, ya tengo albaricoques y naranjas en la nevera para hacerla de más sabores.
Nota:

Yo usé fructosa, como edulcorante, para igual cantidad, endulza el doble que el azúcar, por lo tanto con la mitad de cantidad obtenemos el mismo dulzor que con el azúcar, sólo que con la mitad de calorías que con éste.

Consejo sobre cantidades para hacerla en Thermomix:
El libro de recetas básico de Thermomix, basa sus recetas de mermelada en 500 g. de fruta, ahora entiendo porqué, yo puse los 900 que os pongo al principio, en ingredientes. Me pasó que a media cocción me salía por el bocal, así que tuve que parar la máquina, sacar parte de la mermelada y hacerla en dos veces (el precio de ser novata). Por lo tanto, en Thermomix, no supereis nunca los 500 g. de fruta.

6 comentarios:

Djali dijo...

Qué rica tiene que estar esa mermelada, Vamosalculete. Muchas gracias por la receta y el paso a paso (espectacular)

vamosalculete dijo...

djali, ni te lo imaginas, está muy rica. No es nada engorrosa de hacer, yo pensaba que le tema de esterilizar iba a ser un "rollo" y que me iba a llevar mucho tiempo, pero nada, se hace en un "plis".

Un beso, guapa y gracias por visitarme.

Rosa dijo...

HIja mia hoy estas que te sales, menudo reportaje y menudos tarros de mermelada, no dudes de que pienso hacerla.
Muchisimas gracias salá.

Rosa

merche dijo...

me encantan las conservas, y a tí te han salido estupendas, yo hace un mes q tengo la thermo y estoy contentísima con ella, quiero hacer una corserva pero no se por cual empezar, y además te quería hacer una preguntita, si vez de poner fructosa pongo azúcar sale igual de bien? gracias.
Merche

kairós dijo...

Hola, acabo de conocerte por el blog de glenda y me gusta mucho tu blog. Me ha gustado mucho la idea de la mermelada de tomate, y creo que la voy a hacer. Una duda, ¿cuánto aguantan las conservas siguiendo este proceso? ¿dónde compras la fructosa y la pectina?
Gracias, un beso

Anónimo dijo...

Se acaba antes si ,una vez esterilizados y secos, los botes y las tapas se meten en el horno a temperatura de 60grados.
Cuando la mermelada ya esté se van sacando del horno y se rellenan con mermelada caliente, es decir mermelada caliente en bote caliente, y se cierran.
Se dejan enfriar sobre cualquier superficie a temperatura ambiente y ya se hace el vacío necesario para su conservación.
Este procedimiento ahorra muchísimo tiempo.